Documento presentado por el CEAAL en la Asamblea Mundial de los Pueblos y Movimientos en Lucha, día 16/03/2018, en Salvador, Bahia.

El Consejo de Educación Popular de América Latina y el Caribe, CEAAL, participó activamente en el Foro Social Mundial 2018, organizando dos actividades de convergencia y tres actividades autogestionadas.

Basado en ellas, sintetizamos las principales reflexiones a través de las siguientes afirmaciones:
  • Nuestras resistencias se expresan en un momento histórico en que se impone una ofensiva conservadora, neoliberal, racista, patriarcal, colonialista, y, por otro lado, la lucha de los pueblos por otro mundo posible (democrático, solidario, con base en la justicia social, equitativo y respetuoso de las diversidades). En este momento histórico, vivimos una disputa radical que no sólo es en los campos económics, político, ideológico, social y cultural, además es fundamentalmente una disputa ética entre los valores de mercado y de lucro contrapuestos a los valores de cuidado de la vida.
  • En este contexto, hay también dos concepciones o modelos de educación en disputa. Por un lado, la educación hegemónica, neoliberal al servicio de los intereses de mercado y los grandes capitales. Por otro lado, una educación popular, liberadora, dialógica, al servicio de la soberanía y los intereses populares que permita construir una autonomía de los sujetos para la transformación social. En este sentido hay una disputa entre una educación autoritaria y antidemocrática, contra una educación democrática y democratizadora.
  • Creemos en la importancia de impulsar múltiples procesos de formación política desde las bases de los territorios y las culturas populares, que respondan a la diversidad de problemáticas y necesidades particulares en el marco de un paradigma de transformación global.
¨Otro mundo posible¨ no debe ser solamente una consigna, debe ser una práctica cotidiana que posibilite la construcción en todos los campos de la vida, de relaciones democráticas, justas, equitativas y solidarias, entre todas las personas y todos los pueblos. Desde esta práctica cotidiana vamos a construir los cimentos de esa otra manera de vivir para el futuro de la humanidad. 
Este desafío, exige la coherencia entre nuestros sueños y nuestras prácticas, y el gran desafío de una educación popular como proceso político-pedagógico transformador. Como dice aquella canción de Gonzaguinha : “Vamos lá fazer o que será” (Vamos a hacer lo que será).